Esta plaza está dedicada al que fuera conde de Barcelona y rey de Aragón, Valencia, Mallorca, Sicilia, Cerdeña y por un tiempo también de Nápoles (1442-1458).

La plaza se formó al ordenar el mariscal francés Suchet, en 1812, la demolición de unas casas por motivos tácticos de guerra en la Valencia ocupada por los franceses. Había ocupado militarmente la Aduana y temía un ataque desde las casas contiguas.

La escultura de Jaime I se colocó en 1891.

Esta es una zona de carácter claramente infantil. Además de los toboganes del Gulliver, cuenta con pistas de minigolf y monopatín; también dos ajedreces gigantes. Todo rodeado de césped y vegetación.

A partir de este tramo se encuentra la ciudad de las Artes y las Ciencias, en los tramos del XIII al XVI. Para completar el río faltan aún los tramos XVII y XVIII.

Durante el siglo XIII estaba situado aquí el cementerio medieval de la iglesia de Santa Catalina, pero en el siglo XIV ya se convirtió en lugar de mercado. 

En esta plaza se encuentra una de las entradas a la plaza Redonda.

El origen de este palacio se remonta a los siglos XIV-XV, pero su configuración actual corresponde a las intervenciones efectuadas desde el siglo XVIII. En 1740 Hipólito Rovira efectuó una profunda intervención del edificio, en la que participaron también Ignacio Vergara y Luis Domingo. 

Durante el siglo XIX tuvo una importante reforma donde se recubrieron las fachadas con estuco de imitación marmórea, se añadieron las balaustradas, las impostas, etc. Todo esto armonizando con la portada de alabastro. 

Declarado monumento histórico-artístico en 1941, en 1949 el estado lo compró para ubicar la colección de cerámica de Manuel González Martí. El museo se inaugura en 1954.

Entre los años 60-70 del siglo XX se produjo una ampliación mimética del palacio, pero entre 1991 y 1998 se produjo una reforma integral que procuró recuperar el palacio del siglo XIX.

Esta plaza se llamaba antiguamente de la Almoina, por encontrarse aquí la llamada Casa de la Almoina (limosna), donde se asistía a los pobres desde 1303. La casa fue derribada a finales del siglo XIX.  

Ahora la plaza lleva el nombre del fundador de Valentia.

En esta calle se encuentran tres edificios emblemáticos de la ciudad de Valencia: la Estación del Norte, la Plaza de Toros y el Instituto Luis Vives.

El Instituto Luis Vives data de 1562, aunque la mayor parte de lo que se conserva pertenece ya al siglo XVIII. Al principio se llamó Colegio San Pablo y era un centro docente de la Compañía de Jesús. En 1859 pasó a llamarse Instituto Luis Vives y en 1978 sufrió una desafortunada restauración. En él estudió el escritor valenciano Max Aub.

Esta basílica fue realizada por el requenense Diego Martínez Ponce de Urrana, a partir de 1653, para albergar la imagen de la Virgen de los Desamparados, patrona de Valencia. La planta oval contenida en un rectángulo se relaciona con la iglesia de Santa Ana de los Palafraneros de Roma, de Vignola.

A la derecha se puede ver la tribuna de arcadas de la catedral (1566), una construcción ya plenamente renacentista. Llamada Obra Nova, fue realizada por Gaspar Gregori y desde allí, la aristocracia y las autoridades religiosas, contemplaban los actos que se desarrollaban en la plaza de la Virgen. Aquí también era venerada la imagen de la Virgen de los Desamparados antes de la construcción de su basílica. 

En esta imagen se pueden ver las instalaciones del convento de Santo Domingo, que guarda el mejor gótico de la ciudad de Valencia, con un claustro del siglo XIV y el Aula Capitular. Por ser actualmente instalaciones militares es difícil su acceso. De fines del siglo XVI es la fachada-retablo de la iglesia que da a la plaza. El campanario es del siglo XVII.

El edificio conventual, a la derecha, es de fines del siglo XVIII y actualmente es la sede de la Capitanía General de la III Región Militar.

Estos tinglados fueron construidos por José María Fuster y Fausto Élio. Su estructura es metálica en su mayor parte. Destaca por su decoración modernista en las edificaciones laterales; con relieves alusivos al comercio y a la navegación, y mosaicos con frutas.

El muelle de piedra no se construyó hasta el año 1685 y consistía en un sencillo malecón que se adentraba en el mar. Hasta entonces era de madera y el transporte se realizaba hasta la costa con barcas, que traían las mercancías desde los barcos situados mar adentro. Es en el año 1852 cuando arranca el puerto moderno.

© 2020 | EverythingValencia. Diseño web: Xinxeta
Address
Los Olivos Lima - Peru
Phone
51 000-0000
Mail
info@localhost.xyz
Horary
Mon - Sat 9am to 8pm