Esta calle recibe el nombre de un tipo de curtidores de pieles que en la Edad Media trabajaban con pieles de ciervo, corzo, gamo y oveja para hacer guantes y pergaminos.

El edificio de la izquierda, de 1870, estaba dedicado a las peleas de gallos, afición que se mantuvo hasta 1936. Fue reformado en los años 1990-1991 para dedicarlo a sala de exposiciones. Pertenece al Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana.

contentmap_plugin