Las cruces de término marcaban los límites de la ciudad en los caminos que salían de ésta. La de Mislata se encontraba en el camino que iba a Castilla por la Sierra de las Cabrillas. Fue renovada en el siglo XV, participando el tallista Johan Lobet, que también actuó en la Cruz Cubierta.

contentmap_plugin