Esta plaza tomó este nombre por el niño desnudo de la fuente, por su color oscuro, al estar realizada la escultura en hierro fundido. La fuente del Negrito, de 1850, fue la primera fuente pública de agua potable instalada en Valencia.

En la instalación de las aguas potables en Valencia, hay que destacar al canónigo Mariano Liñán, catedrático de Historia y de Lengua Árabe de la Universidad de Valencia, fallecido en el año 1844. Liñán legó parte de sus bienes (55.000 duros) para este fin.

contentmap_plugin