En la Glorieta se inauguró la primera iluminación a gas de la ciudad a mediados del siglo XIX, en un café situado al lado de la puerta monumental.

contentmap_plugin