La iconografía religiosa de las portadas es consecuente con la construcción, concebida como un templo de los mercaderes. Aquí hacían negocio los mercaderes y estaba la oficina oficial de la compra-venta de la seda. El Consulado del Mar era la sede del comercio marítimo.

contentmap_plugin